FANDOM


El Divino Yaiteng I
Estatua

estatua mal conservada en madera del Rey Yai-Teng rodeado por una alegoría al Sarin (sotanos de la Biblioteca real de yarón)

Rey de la Vida
0-227 D.A.

Predecesor:

Sucesor:

Ninguno (Título de nueva creación)

El Divino Zeiros I

Entronización 0 del Apoteosis
Información personal
Eras

Era de la Soledad

Era de la Luz y Oscuridad

Personaje Histórico
Nombre secular Yaiteng
Nacimiento

63 A.A.

Ciudad del Cosmos, Eyrro, Nación Telt en el exilio

Muerte

227 D.A.

Desconocido

Especie Telt
Sexo Masculino
Altura 2,15 metros
Color de pelo Algas azavache
Color de ojos Verdes
Genes de otras especies Ninguno
Atributo Vida/Bios
Familia
Linaje Ying
Padre Primario Orsenes de Ying
Padres Secundarios Desconocido
Hermanos Desconocido
Rey Consorte Reina Rala
Consortes Reales

Muchos

Descendencia

El Divino Zeiros I

Príncipe Xeyth

Muchos otros

Carrera militar
Conflictos ¿?

Es un personaje histórico ficticio del universo Spore, creador de la filosofía religiosa Vaizvanara, de la monarquía telt, del Reino espacial Telt y el primer ser de la Región galáctica Jardín de la Luz en alcanzar un estado de Iluminación espiritual y conexión mágico-mental con la dimensión de las ideas y los dioses del Éter, gracias a la reapertura que realizó del Punto Cosmico Bios de Yarón.

Es por todo ello el personaje más importante tanto de la historia telt como del restante Jardín de la Luz, y al mismo tiempo uno de sus personajes más misteriosos, al no haberse conservado apenas documentos o memorias biológicas contemporaneas a su reinado, y ser junto al Rey Oczos los únicos Reyes de la Vida que no han dejado un Árbol Telt en Yarón que contenga sus memorias personales, debido a las extrañas circunstancias de sus respectivas muertes.

Características

Muchas de las caracteristicas y rasgos de la personalidad de este fundador del Imperio espacial telt fueron descritas por academicos posteriores a su reinado, particularmente en su mayoría por filosofos y monjes vaizvanara que recopilaron y siguieron sus enseñanzas, lo que ha dejado muchas incognitas y diferentes interpretaciones correspondientes a cada una de las escuelas que desarrolló la religión que creó.

Estas diferentes biografías suelen coincidir sinembargo en describir a Yaiteng como un sabio y sereno monarca de buen corazón e inmenso poder, capaz de erradicar del planeta natal de los telts todo rastro de la oscura invasión del Imperio Rajya y al mismo tiempo capaz de reorganizar a la desestructurada civilización telt conservada entre su nacion exiliada en Eyrro, sus Linajes tribales supervivientes de Yarón y las comunidades de esclavos libertos por todo el espacio Rajya, reintegrandolas dentro de un mismo Estado Tekt, cuyas estructuras básicas han sido tan efectivas que se han conservando practicamente hasta la actualidad, teniendo los reyes sucesores practicamente sólo que profundizar más algunas de ellas.

Estos biografos coinciden también en describirle claramente como un Telt profundamente naturalista y respetuoso con todas las formas de vida, perfeccionó con sus poderes las habilidades de terraformación que su especie había desarrollado en Eyrro, fomentando a lo largo de su reinado la terraformación de un gran numero de planetas arrasados por las guerras centarias del Cumulo, tanto con biosfera yaronense como de otros planetas, así como estudiando y desarrollando mecanismos alquimicos telts para resucitar especies extintas de estos mismos planetas. Sentía también una gran fascinación por la biología y sociedades exteriores a los telts y a Yarón que encontró a lo largo de sus viajes por todo el Cumulo, luchando por erradicar entre los telts de su época la fobía que habían desarrollado hacia todo lo exterior a su mundo, predicando él mismo con el ejemplo al entablar una vez como Rey buenas relaciones diplomaticas con muchos otros imperios humanoides del Cumulo y emparejandose él mismo en matrimonios políticos mixtos con varios de sus jefes de estado.

Historia

Infancia en Eyrro

Yaiteng nació en la Ciudad del Cosmos cuando esta estaba posada y oculta en el planeta Eyrro, al final del periodo de exilio que la ciudad y sus habitantes telts tuvieron en aquel planeta por casi 1500 años. En el momento en el que Yaiteng nació el proceso de terraformación que los dirigientes telts habían iniciado en el planeta nada más llegar estaba ya muy avanzado, siendo Eyrro ya un mundo entre el T1 y el T2, y contando ya con una elevada población de telts, debido a la alta natalidad y el despertar de los ciudadanos criogenizados del principio del exilio sólo un siglo antes del nacimiento de Yaiteng.

Como hijo y heredero del Patriarca del Linaje Ying, uno de los 12 Linajes con el rango de Ilustrados o Alta Nobleza telt que formaban el Gran Consejo que dirigía a toda la especie exiliada y toda la colonia secreta de Eyrro, Yaiteng fue intensamente educado tanto en magia como en conocimientos teoricos por su estricto padre, para algún día sucederle dentro del Gran Consejo, el padre de Yaiteng, el Ilustre Orsenes, se sentía muy avergonzado por como en su juventud el y los otros Patriarcas de los Linajes Ilustrados descubrieron, al despertar a los telts criogenizados, cuanta información habían perdido de la antigua nación telt y hasta que punto se habían desviado sus tradiciones causando por ello un gran ridiculo entre sus ciudadanos recien despertados y mucho más sabios que su Gran Consejo gobernante, fue por ello que el Patriarca Orsenes se entregó de lleno en la educación de su heredero para evitar que tuviera las mismas deficiencias formativas que él, enseñandole todos aquellos conocimientos de la antigua Nación telt de Yarón conservados o redescubiertos, una intensa formación que en el futuro Yaiteng agradecería aunque criticaría que su padre y los otros patriarcas trataban de restaruar todo el saber de los antiguos telts sin juzgar si este era bueno o malo, pero en su momento el joven Yaiteng rechazó esta educación, al arder en energía juvenil y sentirse frustado por las muchas horas de encierro estudiando a las que le sometía su padre, escapandose del palacete familiar siempre que podía para vivir alocadas y muchas veces peligrosas y destructivas aventuras por todo el planeta, que costaron más de un destrozo en infraestructura pública o pondrían en peligro la secreta ocupación telt del planeta, lo que causo cirpsación en el Gran Consejo y en su propio padre En proceso de actualización




Water cave

los pozos de agua limpia influidos por la azurita eran de los lugares más sagrados y que trasmitían más poder dentro de las Catacumbas (desgraciadamente Teng destruyó sin querer muchos de estos santos lugares en su infancia y adolescencia)

Durante los 30 años que duro la infancia telt del joven Teng, este se adaptó muy mal a las rigidas normas y tabues que su pariente había impuesto en la numerosa y asustada comunidad subterranea, el solo queria divertirse y tener emocionantes esperiencias, siendo pese a su buen corazón y sabiduria, un muchacho muy atrevido y desvergonzado que causaba muchos desordenes en las ceremonias y empleaba la energía que le proporcionaban los cristales de azur para divertirse y entrenar a consta frecuentemente de la salud mental y fisica de sus semejantes. Ni su padre ni Unrelt ni nadie del lugar lograba controlar al pequeño alborotador, y la cosa fue aun peor el dia en el que alcanzó la puebertad y fue prometido a la fuerza con uno de los multiples hijos de Unrelt (que buscaba que su nieto pudiera ser de la casta sacerdotal al activarse algun gen recesivo), Teng no deseaba estropear la importante ceremonia y tamposo se llevaba mal con su prometido pese a su negativa inicial a casarse (siendo este un viejo amigo suyo de la infancia) pero ni eso evitó que aquel mismo dia en sus locas aventuras, causara un peligroso derrumbamiento de cristales y una inundación al desviarse un canal de agua suberranea, en los apenas 5 minutos en el que sus tutores le perdieron de vista, causando según palabras de Unrelt el mayor destrozo sobre una zona sagrada de las Catacumbas que ningún telt había logrado conseguir jamas.

Unrelt actuó con suma furia ante la travesura del hijo de su primo y aspirante a yerno, no solo suspendió la importante ceremonia, sino que dictaminó con crueldad que pese a lo mucho que creciera aquel muchacho nunca aprenderia a comportarse en comunidad y por ello y sin más reconsideración decidió exiliar al chico como ya había echo con su padre decadas atras. Al oir la sentencia Teng se sintió por primera vez sumamente avergonzado de sus actos y suplico muy disgustado el perdon por parte de la comunidad para que no le separaran de su padre Beliv, pero los telts del lugar confiaban demasiado en el criterio de Unrelt y ratificaron su exilio, Teng fue condenado entonces a pasar el resto de su vida en el supuestamente calcinado y contaminado mundo que se extendía fuera de aquella amplia red de cavernas llenas de vida y agua, pudiendose llevar como unico recuerdo y protección un poderoso fragmento de azurita que había pertenecido a su padre.

Hazañas en Yarón

Tras ser expulsado Teng descubrió que la frondosa isla-crater donde había nacido la civilización tribal de su especie apenas conservaba unos pocos signos del brutal incendio ocasionado por los invasores casi medio siglo atras, la mayor parte del ecosistema se había restaurado por si solo gracias a las asombrosas propiedades que aquellas especies también habían alcanzado gracias a la azurita, esto proporcionó durante muchos años un seguro lugar para vivir al joven telt, quien se sentia muy feliz de haber abandonado la virtual prisión en la que había nacido, aunque lamentaba tener prohibido volver para sacar a su padre o contar como era la verdadera situación del exterior. Teng vivió más de dos años en este abandonado paraiso lleno de vida, más pudo comprobar que aunque la mayor parte de las diversas formas de vida de aquellas junglas crecian fuertee y se relacionaban facilmente con el, algunas de las últimas especies que estaban creciendo morian o se veian gravemente deformadas por extrañas y repugnantes enfermedades similares a la que habían acabado con los últimos sacerdotales y con sus propios hermanos, volviendose ademas muy agresivas y perdiendo la armonía con el resto del ecosistema. Asustado por como en aquellos años se estaban generalizando aquellos procesos que amenazaban con acabar con aquel último reducto de vida del planeta, Teng decidio entrar en una profunda meditación con la que buscaba sintonizarse biotelequineticamente con todas las formas de vida del lugar para recibir toda la información posible que le indicara la causa de aquel mal. Teng sintió que una energia oscura amenazaba a todas las formas de vida de la isla y también del interior de las catacumbas, decidiendo finalmente salir a los deserticos continentes para buscar entre otros telts supervivientes alguna ayuda al respecto o alguna mejor respuesta sobre el problema.

Acompañado de una buena cantidad de plantas y animales de la isla con las que había trabado amistad (en especial con un gran león de musgo) Teng recorrió durante largos años los deserticos y abrasados continentes del planeta, descubriendo como en aquellos contaminados lugares la vida era aun mucho peor de lo imaginado. Entre las basuras industriales y las oxidadas o calcinadas ruinas de los antiguos invasores algunos pocos telts guerreros y exesclavos supervivientes aun prevalecian y se gobernaban según su unifiorme cultura de manera anarquica pero sin ninguna coperación ya que estaban más pendientes de guerrear y ganar prestigio militar a costa de sus semejantes o contra las maquinas invasoras que pudieran quedar aun operativas, que de bioformar el planeta mediante el cultivo de las multiples criaturas que les acompañaban (las cuales al igual que ellos también sufrian cada vez más a menudo de aquella extraña enfermedad). Abrumado y sumamente entristecido por la situación de su mundo que parecia precipitarse sin control y sin que nadie lo evitara hacia la extinción total, Teng se estableció por un tiempo junto a sus compañeros organicos en el fondo de un contaminado valle proximo a la costa, un lugar bastante seguro y en el que vivia un joven telt exesclavo que había perdido a toda su familia por la enfermedad pero que a diferencia de sus compatriotas no estaba tan lleno de rencor o de ira hacia los demas, ambos vivieron un tiempo en el interior de una casa-concha gigante propia de aquel lugar. Presionado por su nuevo amigo y en un desesperado intento por mejorar la situación del planeta y actuar conforme a sus antepasados cuyas memorias se mantenian en su interior, Teng trato de imitar a la desesperada los rituales que Unrelt había realizado tantas veces para traer buena suerte a su pueblo (y que el tan poco caso había prestado en su infancia), como respuesta de su rezó y al poder de su pedazo de azurita que siempre llevaba consigo, un meteorito cayó cerca de donde se había establecido a vivir, por suerte resultó ser muy pequeño y su impacto apenas causo ningun daño al entorno.

Al inspeccionar el lugar del impacto Teng descubrió que no se trataba de un meteorito, sino de una capsula artifical que había estado colocada en orbita de Yarón desde la epoca de los invasores, y que junto a ella había caido Reeneca, una cientifica de una especie enemiga de los invasores que estaba haciendo un trabajo de estudio de los satelites artificiales que estos habían abandonado en el sistema Helios. Reeneca y su especie no querían establecer contacto con los ya muy alterados telts tribales, al menos hasta que estos llegaran a la era espacial, pero no le quedo más remedio que tratar de comunicarse con Teng (el cual dada su ya muy desarrollada telequinesia biotica no le resultó nada problematico pese a no compartir idioma), le pidio que la ayudara a encontrar materiales entre las ruinas de las fabricas invasores que pudieran servir para sacarla del planeta, tras conocer las preocupaciones de los dos inquisitivo telts, ella ofreció a cambio su ayuda para restaurar la vida de Yarón, al ofrecerles sus servicios cientificos y el conocimiento de que en un pequeño aparato de aquella capsula que habia estado investigando, se encontraban muestras de genomas de casi todas las especies del Yarón selvatico, que los cientificos invasores habían salvado y recopilado antes de extinguir casi todas las formas originales durante su ocupación del planeta, si bien para cumplir esta ambiciosa misión de renacer especies extintas, necesitarian encontrar en la dura superficie del planeta algo más que unas meras piezas de recambio.
Entorno

el desolado aspecto de los continentes de Yarón tras la marcha de los invasores

Con gran ainimo los tres jovenes más toda la ristra de seres amigos suyos que les acompañaban se pusieron a recorrer de nuevo los desolados paramos del planeta por un lapso de tiempo que se alargo casi 3 años, rebuscando sin mucho exito entre las destrozadas ruinas dejadadas por los invasores y sufriendo los ataques de los telts guerreros supervivientes, que consideraban prejuiciosamente a Reeneca como una alienigena invasora que debia ser destruida de inmediato (pese a no ser en absoluto de la misma especie que sus invasores), aquellos viajes parecieron solo mostarar a la comitiva como el odio y las enfermedades raras que afectaban a la vida del planeta no paraban de aumentar (aunque por alguna estraña razón ningun miembro de la gran comitiva parecia contaminarse), llegando a atacarles en una ocasión en la que inspeccionaban los sotanos de una fabrica invasora una orda de lodosos seres mutados, también el ya terrible clima del planeta se estaba viendo alterado por la extensión del a contaminación a las algas de aire y bacterias de la atmosfera, así como por la producción de ingentes cantidades de metano de parte de las cianobacterias que se habían adueñados de los contaminados y recalentados mares (produciendose extrañas y violentas tormentas, incendios, nieblas fetidas y lluvias acidas o que arrastraban de la sobrecargada y nuevamente humedecida atmosfera algunos lodos toxicos), Teng se vio capaz en más de una ocasión de poder solventar algunas de estas mutaciones con su poder alquimico, pero estas enfermedades se extendian tan velozmente que llego un momento en el que no se veía capaz de hacer nada duradero, igualmente Reeneca confiaban en poder salvar la vida del planeta si liberaba especies clonadas de los genomas puros que llevaba consigo, pero tampoco tenía la tecnología o el poder adecuado para ello ni para encontrar una respuesta o cura a la enfermedad.

Tras  otros 2 años de viajes y sumidos ya en la desesperación, el grupo tomó la decisión de volver a la isla-crater y forzar si era necesario a la aldea telt que allí vivia a que les ayudaran a salvar el planeta. Pero cuando llegaron a aquel paradisiaco lugar tras casi 15 años de viajes, la visión que se encontraron era terrible, el gran y armoniso bosque que cubría la isla estaba ya muy infectada por la enfermedad y en proceso de convertirse en una peligrosa y oscura selva de criaturas agresivas y mortiferas, en el interior de la cueva de azurita había sucedido algo parecido, siendo el grupo de Teng ignorado y despues atacado por los infectados telts del lugar, que como criaturas oscuras sin conciencia les atacaban sin pensar (pudiendo rescatar Teng al menos a su padre Beliv, quien casi milagrosamente no se había visto afectado). Buscando huir de la ahora peligrosa isla Teng y sus amigos se toparon con una de las repentinas y violentas tormentas toxicas que tanto sufría Yarón en aquellos últimos años y que provocó al subir el nivel del mar, la inundación del ismo de tierra que desde el ataque invasor a la isla la había mantenido unida al continente, siendo el grupo sepultado por la gran avalancha de agua repleta de residuos quimicos.

Viaje al Punto Cósmico Bios de Yarón

Antes de morir ahogados en el agua lodosa, la comitiva fue rescatada por el último y tentacular épico superviviente del planeta, una criatura de extraordinaria antiguedad (sus celulas tenían una singular capacidad regenerativa y de defensa contra agentes externos) y sabiduria, en cuyo interior aun vivia el superviviente Chaman Orsenes. Tras el feliz reencuentro incial entre este con su pareja e hijo (que le conocia solo por sus memorias heredadas), Orsenes guió al grupo al interior más profundo de la gran criatura (que contenia dentro de su amorfo y enorme cuerpo todo un extraño y asqueroso ecosistema organico totalmente aislado de la contaminación exterior), allí les mostró el órgano en el que se encontraban conservadas las memorias biologicas de la criatura (las más antiguas y detalladas de toda la biosfera de Yarón), en este pozo de información planetaria la criatura les enseñó por biotelequinesia la causa tanto de la pandemia global como de los crecientes sentimientos de miedo y odio que llenaban a telts y demas criaturas de agresividad, rompiendo la tradicional armonía de la ecología yaronense. Por lo visto gran parte de la extraordinariamente fuerte energia orgánica que llenava a todas las criaturas del planeta (ante la cual la azurita funcionaba casi meramente como un amplificador) estaba relacionada con un Punto Cósmico del elemento vida que había surgido de forma natural cientos de millones de años atras como fruto de la extensión sobre el planeta, por parte de los ingenieros, de las poderosas formas de vida antepasadas de todas las del Yarón actual.

Con el paso de los millones de años, en la época en la que los Grox causaron tantos daños en el sistema Helios, el pequeño continente en el que se encontraba el Punto Cósmico se había desplazado hasta situarse en el polo sur magnetico del planeta, potenciandose de esta manera la energía que trasmitía al interior de las formas de vida de Yarón y ayudandolas de esta manera a sobrevivir con más facilidad a aquella antigua extinción y poder conformar así el Yarón selvatico. Pero con la invasión de Yaón 5 milenios atras y la destrucción de los ecosistemas por parte de los invasores y sus maquinas, las energias de Sarin y Viss (luz y oscuridad), que conformaban en mutuo equilibrio la energia del Punto, se habían visto alteradas, y cuando los telts utilizaron sus poderes bioticos junto a la azurita para mutar ciertas formas de vida y acabar con los invasores guiados por el odio y el rencor, estos sentimientos habían terminado por romper completamente el equilibrio de las energias del Punto, quedando este completamente contaminado por el Viss y liberando semillas de oscruidad a traves de la energía organica, que empezaron a mutar o matar a todos aquellos seres vivos que se vieran atraidos por una razón u otra hacia la oscuridad, amenazando con contaminar y extinguir toda la vida del planeta.
Costa2

el épico tentacular adentrandose junto a sus tripulantes en la neblinosa, abrupta y oscurecida costa del continente austral entre el embravecido y contaminado oceano

Sumamente sorprendidos tras la revelación, el enorme ser les informó que restaurar las trastocadas energias del Punto Cósmico no sería una tarea facil (tanto aquel ser como el propio Orsenes lo habían intentado varias veces antes), había que llegar hasta aquel perdido Punto y sortear en el camino todos los peligros que el Viss había propagado, solo alguien con un corazón lleno de luz y un espiritu inquebrantable que no pudiera ceder bajo ninguna circunstancia a la oscuridad podría conseguirlo. Teng y sus amigos no estaban seguros de ser los indicados, pero sabian que si aquella era la unica forma de salvar la vida de su mundo de la extinción y la corrupción total, debían hacer todo lo que fuera posible. Por ello pidieron al ser que les llevara hasta el austral continente donde se encontraba el Punto y una vez allí iniciaron a pie su avance, pese a las terribles tormentas que se desataban, los glaciales, nieblas, zarzales, cienagas y atormentados espectros de pura oscuridad que se habían desarrollado por todo el entorno. Sinembargo tras muchas horas de largo vagabundeo la potente oscuridad acabó arrebatandole todos sus amigos y compañeros a Teng, el cual se quedo solo y perdido junto a las muestras geneticas legadas por Reeneca y las pocas criaturillas ocultas en sus ropajes organicos, en aquel desolado lugar.

Teng no queria que el sacirificio de sus muchos amigos raptados por el Viss fuera en valde, por ello continuo con suma cabezonería su avance por aquellos laberinticos y muy oscuros paramos, utilizando sus poderes bioticos para enfrentarse a los multiples espectros y criaturas repugnantes que no paraban de aprecer entre la niebla para atacarle. Pero incluso su indomable espiritu acabó agotado por aquella lucha y tensión interminable, no sabía cuanto de lejos estaba del Punto Cósmico y sus fuerzas empezaban a fallarle tras casi 24 horas seguidas de caminar perdido y sufrir continuos ataques, viendose incapaz de cumplir su misión levantó con su poder un pequeño refugió de piedra y enterró en su interior el cubo metalico en el que se encontraban todas las muestras, así como a las pequeñas criaturas que aun le quedaban como compañeros, tratando con los mermados poderes que le quedaban crear una pequeña esfera de luz protectora que pudiera salvaguardar del Viss aquella última vida pura del planeta, hasta que alguien más capaz y moralmente indicado pudiera localizarlas, acabar con la oscuridad y restaurar la vida del planeta. Entristecido por haber fallado pero sin el más minimo temor Teng estuvo dispuesto a sacrificarse y ser devorado por la oscuridad que se le lanzaba encima, a cambio de dar protección a aquellos pequeños seres, tal gesto de nobleza sumado a sus puros sentimientos de amor hacia toda la vida de su mundo causó que gracias a la amplificación de la azurita que llevaba, invocara involuntariamente desde la dimensión de la energía un ser de Sarin con aspecto totemico que le defendió con exito de los espectros de Viss y le guio hacia el lugar exacto del Punto, a lo que Teng se apresuro a seguirle junto a las muestras y a los pequeños compañeros que rapidamente recupero.

Tras esquivar gracias al ser de luz los nuevos obstaculos y destruir un inmenso muro de puro Viss, dicho ser se hundio bajo una inmensa lamina de Viss del suelo, a traves de la cual la luz se filtraba, Teng vió que aquello era el Punto Cósmico totalmente hundido y bloqueado por los gruesos muros de Viss. El joven Telt trato de romper el bloqueo a lo bruto empleando sus poderes, pero lo único que logro fue que espiritus malignos de Viss con forma de serpiente le atacaran y le amarraran, tratando de alejarle del Punto Cósmico. Teng se dio cuenta antes de ser hundido en el Viss que la clave de su victoria no estaba en sus poderes, sino en la pureza de su espiritu, al cual tenía que utilizar nuevamente como puente entre las dos dimensiones para que así más Sarin pudiera llegar a aquel lugar y equilibrarse con el Viss. Finalmente Teng logró invocar una inmensa cantidad de atributo de la luz desde el propio interior de todas sus celulas, lo cual alejo a los espectros de oscuridad y le permitio llegar hasta la lamina que cerraba el Punto, lamina de Viss que una vez Teng llego a tocar se convirtió en Sarin.
Opening

la luz del interior de Teng logró equilibrar las energías del Punto y romper el bloqueo de Viss

Ampliada enormemente por la azurita que llevaba encima, por la energia electromagnetica del polo y por los mecanismos de las ruinas ingenieras enterradas en aquel lugar, el Sarin del interior de Teng se convirtió en un enorme haz de luz que liberó el aprisionado Punto Cósmico y que se mezcló y disolvió todo el Viss que llenaba aquel lugar y poco despues también el que lleneba todo el continente y el resto del planeta. De esta manera Teng logró equilibrar las energias primordiales de aquel Punto y de todo el planeta, inmediatamente las enfermedades y deformidades causadas por el Viss desaparecieron, los seres que habían sido secuestrados o poseidos por la oscuridad se liberaron, los espiritus pudieron recuperar la paz y todo volvió en Yarón a la normalidad (al menos a la normalidad dentro de su devastado aspecto aun contaminado). la energia del atributo vida pudo ser también desbloqueada y esta sustituyó al Sarin como haz de luz hacia el cielo austral, siendo sumergido Teng de lleno en esta pura energía extradimensional.

South Pole in the past

una vez desbloqueado gracias a Teng, el Punto Bios recuperó su aspecto anterior y volvió a emitir energía a las viriditas de todas las formas de vida del planeta. El antiguo bosque que rodeaba el punto y cubría las ruinas ingenieras volvió a crecer casi en el momento

Teng permanecio varios minutos sumergido y atravesado por esta energía que llenava todo su ser y le curaba y restauraba su cuerpo de todo el daño sufrido durante aquel largo dia en el que había estado buscando liberar dicho Punto, esta energía también le otorgó un poder enorme y una capacidad extraordinaría, incluso entre los telts sacerdotales, a la hora de manipular y relacionarse bioticamente con la vida, convirtiendose de esta manera en el Telt más poderoso que había existido nunca, con unas capacidades tan fuertes para manipular este atributo que fundo lo que se considera el único Clan telt relacionado con la manipulación de la vida. Siendo capaz de lanzar con sus nuevos poderes bionicos una potente onda expansiva biotelequinetica que llegó a todos los telts y seres racionales del planeta, a los que les trasmitió los últimos acontecimientos de su vida y todo lo relacionado con lo que había pasado con el Punto Cosmico, quedando todos informados, conmovidos y limpios gracias a la luz y la empatía de Teng, de los sentimientos oscuros que les habían llenado los últimos años y sin necesidad de que este tuviera que darles más explicaciones. Pero la energía de del Punto no solo influyó en Teng, las pequeñas criaturillas que llevaba encima también vieron incrementado su poder y resistencia, el cubo donde se encontraban todas las muestras geneticas fue pulberizado, y todos los codigos geneticos embutidos en la energia de la vida, se trasformaron en todas las formas de vida cuya información contenian, llenandose en pocos minutos gran parte del continente austral de especimenes de todas estas formas de vida (muchas de ellas extintas desde la invasión) y con nuevos poderes y sistemas de defensa gracias al atributo y que les ayudaría a hacer frente a la contaminación planetaria.

Legado milenario

Reeneca, el joven telt exesclavo, sus dos padres y todas las criaturas que le habían acompañallos y con los que tantas cosasa había compartido en aquellos últimos años, tras verse libres del secuestro del Viss, se llenaron de orgullo y felicidad al enterarse por telequinesia de todo lo que Teng había logrado en solitario, así como del nuevo bosque selvatico y lleno de criaturas que vieron crecer en pocos instantes en el ya descontaminado continente austral (volviendose aquel pequeño territorio a imagen y semejanza de los antiguos y grandiosos ecosistemas del Yarón selvatico). Una vez Teng salió del Punto del atributo convertido en el telt más poderoso, sus amigos que acababan de llegar hasta allí le abrazaron y le felicitaron por sus actos, jurandole eterna fidelidad y deseo de que tras lo que había logrado, el y sus descendientes fueran por siempre los guardianes de la vida y el equilibrio del planeta, siendo considerado este momento por los futuros historiadores telt, como el de la simbolica coronación de Teng como Rey, ya que a partir de este dia todos le nombraron con un nuevo titulo insertado en su nombre, Yai (vida en el idioma telt).

En pocas semanas Teng viajo de vuelta en el épico tentacular a la isla-crater, acompañado de todos sus padres, amigos y buena parte de las nuevas criaturas animales resucitadas de las muestras geneticas (de las plantas al no poder moverlas trajeron semillas y esporas). En la superficie de la isla, fuera de las Catacumbas de azurita le estaban esperando desde hacia tiempo todos los telts descontaminados de su aldea natal, así como todos los clanes de guerreros y exesclavos dispersos en los continentes y que habían vuelto a la gran isla tras recibir toda la información y sentimientos de Teng. Todos los miembros supervivientes que quedaban de la especie telt, así como los demas seres vivos del lugar, se mostraron muy deseosos no solo de que Yai-Teng reformara toda la casta sacerdotal casi extinta (y a la que había demostrado pertenecer sin lugar a dudas), sino que también estuvieron unanimamente deacuerdo en que el solo dirigiera a toda la especie como Rey (titulo que nunca había existido entre los telts y que nacio con un amplio valor sagrado por todo lo sucedido recientemente).

Yai-Teng aun era un telt joven e inesperto, pero había madurado muchisimo moralmente comparando con cuando fue exiliado de su hogar 15 años atras, aquel año 55 D.U. el joven monarca tras aceptar su nuevo cargo, se dispuso con gran etica a reorganizar a su pueblo de tal manera que no vovieran a ocurrir los abusos y dolorosas injusticias que el mismo había presenciado durante los años pasados, creó unos pequeños consejos para el pueblo, que pudieran recoger por igual las opiniones y el trabajo de sus subditos en la administración (evitando que pudieran surgir castas basadas en el prestigio militar, la riqueza o la trasmisión de miedo), pacificó enormemente a los telts tras lo militarizados que habían estado en el momento de la expulsión de los invasores, los gobernó a todos tratandolos lo más posible como iguales y sin favoritismos, centró como primera prioridad de la naciente civilización y del esfuerzo en equipo de todos lso miembros de la especie telt y demas criaturas la tarea de descontaminar el planeta y restaurarlo lo más posible a la epoca considerada de Clima optimo, la epoca inmediatamente anterior a la llegada de los invasores. Unificara a toda su especie dentro de la isla crater (y posteriormente y tras crecer su demografía, la extendera a una serie de nuevas colonias bioformadoras en los continentes), acabara de raiz con los prejuicios hacia los extrayaronenese al tomar como reina a Reeneca (quien en aquellos años se había enamorado perdidamente del buen Yai-Teng y ya nunca más quiso salir de Yarón, una buena decisión pues el resto de su especie se extinguió vicitma de guerras espaciales, en aquellos siglos siguientes, sobreviviendo unicamente en la sangre legada por Reeneca), también Teng mantendría un cercano contacto con el ancestral épico marino, el cual ayudaría en la descontaminación y bioformación de los oceanos de Yarón (vueltos a su nivel tradicional de cubrir la mitad de la superficie del planeta, tras las tormentas de los últimos años), gracias también a las renacidas de la extinción especies animales y vegetales subacuaticos.

Durante el resto de su vida Yai-Teng gobernó desde las Catacumbas de cristal primero y luego desde una gran aldea a cielo abierto construida frente a la entrada a estas cabernas y con muchos de sus edificios escavados en el interior de los grandes hongos árboreos de la isla, una feliz, unificada y bien organizada civilización telt en perfecta armonía con la creciente naturaleza. Inició y avanzó enormemente el proceso de bioformación de Yarón, que se alargaría durante los siguientes más de 3000 años, hasta la completa recuperación del planeta, conto con la ayuda de las renacidas y refortalecidas especies del Yarón selvatico, habiendose recuperado todas las especies extintas durante el Yarón ponzoñoso, salvo las otras especies más inteligentes (incluyendo a los telts de epocas más antiguas) y las especies de épicos (de las cuales los invasores no recopilaron muestras geneticas pues quisieron extinguirlos casi a proposito). Yai-Teng también se dedicó por entero a su amada familia y amigos, perdonando a su arrepentido pariente Unrelt (tras borrarseles todos los sentimientos de miedo e ira que le habían poseido durante años) y ampliando con muchisimos hijos de diferentes parejas (la poligamía era natural en los Telts desde epocas mucho más remotas), el clan real, llamado simbolicamente Saer`n`yair (fuente o nucleo de vida, en idioma telt), si bien solo la primogentia mestiza que tuvo con Reeneca heredó por completo sus extraordinarios 

El templo a la memoria

pequeño santuario y lugar de culto a la memoria de Yai-Teng, levantada por su hija y su nieto en el acceso principal a las Catacumbas de cristal

poderes (incluyendo el sello del atributo vida que le había aparecido sobre la piel cuando estuvo sumergido en el Punto), así como su mismo caracter de liderazgo y de compromiso ético para con su especiede, rasgos propios de su padre que le valieron para continuar organizción de los telts y su lavor, trascendiendo su esfuerzo tras la muerte del propio Yai-Teng más de un siglo despues, y a traves de la lavor de todos sus descendientes ininterrumpidamente por más de 10000 años, una herencia representada por como Yai-Teng lego a sus descendientes su famosa pieza de azurita que tanto le había acompañado (introducida por los buenos artesanos telts de su aldea en una preciosa corona creada con otros materiales cristalinos de las catacumbas de la isla-crater).

Gracias a sus esfuerzos y los de su pueblo contemporaneo nacio de esta manera a la era del Yarón civilización o el Reconstruccionismo Telt, la primera, más larga y considerada la más importante de todas las eras historicas que dieron forma a la cultura y a la actual civilización Telt.


Detras de la ficción

Proyecto Vida: una importante misión aun en configuración para Aventuras espaciales en la cual aparecera representada la mayor parte de la vida y las aventuras de este importante personaje telt, desde la perspeciva de la alienigena Reeneca, cuyo sexo y desconocida especie sera electo por el jugador (aunque canonicamente es una hembra).